FELY CAMPO PREGONERA DE LAS FIESTAS DE CANDELARIO

SA7-kTuH-U80850148150cgF-624x385@El Norte

17 Sep FELY CAMPO PREGONERA DE LAS FIESTAS DE CANDELARIO

Encantada de formar parte de las fiestas de Candelario este año como pregonera. Para mí ha sido un placer pasar un día tan bueno con la gente de Candelario.

A continuación os dejo el pregón:

Buenas tardes a todos:

Es un privilegio para mí estar en este balcón contemplando esta plaza y este lugar tan increíble, muchas gracias al alcalde y a todas las personas que han decidido que esté aquí hoy, en el corazón de la sierra de Béjar.

Este pueblo es un símbolo histórico, un lugar cuya estancia debería ser obligada, un sitio único desde el que disfrutar de esta maravillosa sierra de Béjar, un pueblo cuya belleza es indiscutible, constituyendo uno de los pueblos más bonitos de España.

He de confesar que siento debilidad por la sierra de Béjar y Francia. Tuve la suerte de pasar los veranos de mi infancia en Valero, el pueblo de mi madre. Una mujer fuerte, creativa y soñadora, que me enseñó a disfrutar de las cosas sencillas, una mujer que con su sabiduría para disfrutar de las cosas mundanas supo trasmitirme el valor del oficio. Un día por una decisión suya y sin ser consciente de ello, me dio un futuro, me dejó en un taller de confección como castigo, yo era muy rebelde y no quería hacer nada y ella siendo serrana no podía consentirlo, y es en ese instante donde empezó todo, por ello me siento serrana. Y me siento serrana, por todo lo que aprendí durante aquellos veranos, en una época en la que los lujos del presente ni siquiera eran capaces de vislumbrase en un futuro lejano, pero en el que, sin duda, se respiraba libertad, una libertad basada en el sentido común para enfrentarse a la austeridad con creatividad e imaginación, con el esfuerzo por el trabajo constante y el deseo de superarse a sí mismo, ese carácter tan honesto que sólo los que conocen bien a las gentes de aquí son capaces de reconocer, una virtud que engrandece la belleza de esta tierra, de este pueblo, y que consigue, sin duda, elevarlo a la cúspide de los pueblos más bonitos de nuestro país.

Es por este carácter, por lo que me siento tan orgullosa de nuestra sierra, una sierra que siempre me ha inspirado en todas mis creaciones, todos mis diseños mezclan algo de esta fuerza, casi mágica, que tiene esta tierra. Allá donde voy, viajo siempre con el sentimiento de estas raíces, que cada vez, cobran más peso en mi vida, pues no entendería mi trabajo sin la pasión que me mueve hacia este lugar, es por ello que siempre procuro llevar conmigo el collar charro, como símbolo de mi unión con este paisaje único.

Desde muy pequeña pasé también varios veranos en Béjar y la costumbre de subir a Candelario era algo sagrado. No había un verano en el que no viniese a disfrutar de la belleza de Candelario; sus calles empedradas, sus innumerables balcones de madera, todo ello rodeado de robles y castaños, un enclave único dentro de la sierra de Béjar.

Desde ese instante también, descubrí que la sierra formaría parte de mí para siempre, hecho del que doy fe puesto que nunca he dejado de venir, quizás porque nunca he querido separarme de este espíritu que se respira de libertad y furia por destacar desde el sacrificio del trabajo, de un lugar que se ha abierto hueco en el mundo entero, no sólo por su patrimonio artístico, sino por su patrimonio humano, por todos los que desde aquí han reivindicado una popularidad tan merecida como meritoria, por todos esos serranos que han conquistado y siguen conquistando éxitos, a todos… Gracias, por dejarme asomar a vuestro balcón y añadir mis palabras a vuestra historia y gracias a mi madre por forjarme este carácter serrano del que no quiero desprenderme nunca,

¡Felices Fiestas!

¡Viva Santa Ana!

¡Viva Candelario!